Saeta del día

Dormidos en el bote del cuerpo y sus límites flotamos ajenos al Agua del agua. 
Hay que elevarse hacia el Agua si queremos salir del agua, hay que dejarnos llevar hacia el Espíritu que llama a nuestro espíritu. J.Mª F.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *