¿Qué significa ser ordinario y vulgar?

Amigos y amigas, tengo paciencia y tolerancia para muchísimas situaciones y personas, en especial con los niños, pero cada día aguanto menos la infinita estupidez humana y la gente ordinaria y vulgar, por usar términos educados, y, cada día más, la mayor parte del mundo respira la misma atmósfera que en una piscina municipal con pretensiones.

Como a menudo me quejo de ello porque la estupidez y la vulgaridad parecen ganar terreno día a día, hace poco una amiga me pidió que definiera ‘ordinario’ y ‘vulgar’ según mis términos de referencia, no según lo que dice el diccionario. Tras reflexionar sobre la conveniencia de tal definición, la comparto por si os puede ser útil o simplemente interesante para pensar.

Lo que denomino ‘gente vulgar y ordinaria’ se trata de gente dominada por los instintos bajos (lujuria, avaricia, miedo, sexo, envidia, egocentrismo, pretenciosidad…) sin llegar a los niveles que socialmente se consideran patológicos, aunque personalmente los considero enfermos regresivos porque no usan ni un mínimo aceptable las capacidades psíquicas que la Naturaleza nos ha dado como ‘seres humanos’.

En primer lugar, es gente que desconoce la contención por propia decisión, reflexionada y consciente, no por miedo al garrotazo  —si hacen lo que les han prohibido— o por anhelo de la zanahoria —si se portan bien.

Es gente que nunca parece haber tenido en su corazón la experiencia de la belleza, del amor no-instintivo ni de la armonía (o lo ha olvidado trágicamente); por tanto, ni tan solo saben que se puede tener una ‘mirada estética, amorosa y objetiva’ sobre el mundo. Su subjetividad es todo ‘su mundo’ al que confunden con ‘el mundo’.

Usan un léxico muy pobre y repetitivo, no creo que pase de 800 palabras en total, y con ello expresan toda su vida de tan poco contenido. Hay algo de ‘sucio’ y ‘poco cuidado’ en su forma de actuar, referido a varios niveles y sentidos. Se trata de ‘masa sin individualizar’, falta de presencia y atrapada por los automatismos adquiridos en la infancia y sin reflexión que dominan su existencia a todos niveles.

Suelen ser ruidosos y molestos porque todavía no han descubierto que no viven solos en el mundo, que hay que pensar en los demás en todo momento y lugar. Son mediocres, adoran la mediocridad y se defienden entre ellos cuando alguien destaca sobre la masa, atacándolo y acusándolo de sus propios errores.

Se trata de gente que pasa por el mundo dormida, y aunque se cree protagonista de su vida no saben ocuparse de sí mismos en un sentido serio, por tanto la gente ordinaria es muy fácilmente manipulable: son los votos que aúpan los partidos políticos populistas, de derechas y codiciosos, y luego sufren la consecuencias nefastas de haber votado estos partidos (no olvidemos que A. Hitler consiguió el poder gracias a los votos de la gente mediocre, a los que luego negó seguir votando y los condujo al caos). En definitiva, la gente ordinaria desconoce lo que significa la sinceridad, la verdad, la individualidad, la espiritualidad, la belleza y la reflexión en un nivel elevado.

Para acabar, os invito a dejar de ser ordinarios, que etimológicamente significa ‘estar dentro del orden establecido’, y a esforzados por ser ‘idiotas’, que etimológicamente significa ‘alguien que se ocupa de sus propios asuntos, que tiene criterios propios para vivir’. ¡Vivan los idiotas!

Que el Creador de todos los mundos me guarde de los idiotas y mediocres, y me perdone por mi propia pretenciosidad.

J.MªF.

_______________________________

Próximas actividades de la Fundació J.Mª Fericgla:

Taller para APRENDER A AMAR y DECIR ADIÓS a las PERSONAS y a las COSAS.

Del 7 al 11 de diciembre de 2022. Taller vivencial de 5 días, con 2 sesiones de Respiración Holorénica por participante. Dirigido por el Dr. Fericgla y Paula Ribeiro.

En este taller intensivo cada participante realiza dos sesiones de Respiración Holorénica, se viven dos experiencias extáticas, permitiendo que aflore el amor que envuelve todo acto de reconocimiento del otro y de uno mismo. Con ello podemos decir un sereno y firme ‘adiós’ a las personas y las cosas que han dejado de formar parte de nuestras vidas. Este taller llena un espacio que en otras sociedades lo ocupan los ritos iniciáticos. Las experiencias iniciáticas siempre propician el encuentro con las profundidades del Ser, aumentan la libertad y el sentido de la vida.

https://josepmfericgla.org/actividades/talleres-vivenciales/aprender-a-amar/

Más información e inscripciones:
Fundació J.Mª Fericgla
(+34) 937691936
info@etnopsico.org

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Maximiliano Buhedo Gordillo dice:

    Cada día que pasa comparto más su opinión; de hecho de verme obligado a expresarla sería mucho mas crudo. Soy un hombre de extracción humilde que fue educado con exigencia. Con el paso del tiempo, después de graduarme de matemático, luego de economista, después de abogado, historiador y filósofo, post-graduado y doctorado, todo en busca del sentido de las cosas para entender el tiempo que me toca vivir, se educó lamentablemente mi sentido de la estética y del buen gusto; todo un camino de exclusión social en la actualidad. . Ortega y Gasset, definió de forma preclara su actualidad y lamentablemente la nuestra cuando escribió entre 1927 y 1930: «Lo característico del momento es que el alma vulgar, sabiéndose vulgar, tiene el denuedo de afirmar el derecho de la vulgaridad y lo impone donde quiera». Siendo así, resulta agradable leer un opinión como la suya; demuestra que existe identidad en una minoría que se resiste ante la ignorante vulgaridad que define esta actualidad y su proyección de futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.