Unir raíces para vivir mejor

En los pueblos nativos norteamericanos, las personas eran valoradas por su contribución a la tribu, más allá del género. No existían preconceptos con respecto a la forma en que una persona debía amar, simplemente era un acto natural que ocurría. Cuando las personas contribuimos al bienestar común nos sentimos realizadas y felices, como los árboles de la foto que unen sus raíces para vivir todos mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *