Diada de Sant Jordi

Ayer, espléndida diada de Sant Jordi. Estuve firmando ejemplares de mi último libro. Lo viví como un día de mucha alegría, sensibilidad y unidad nacional de los catalanes, como cada año. La fiesta de Sant Jordi, dedicada a las rosas y a los libros, no tiene equivalente en el mundo.
Sinceramente, no vi la división entre catalanes por ningún lado. Esos que hablan de la tal división del pueblo catalán faltan a la verdad. Son ellos, con su represivo art. 155 sobre Catalunya, con la incautación de camisetas amarillas (a la entrada del partido Barça-Sevilla) denunciando la existencia de presos políticos en España, con su condena judicial a que el público silbe el himno español (sólo silbar) y con el enjuiciamiento de un calmado defensor de la libertad de expresión (que se fotografió con una nariz de payaso al lado de un policía, y al que han acusado de promover el odio ¡!?), y los que han impedido los tradicionales actos oficiales por Sant Jordi, son ellos los que ya quisieran dividir al pueblo catalán, pero… no. No lo consiguen, gracias.
Gracias a todos los que pasasteis a regalarme un ratito de atención en el stand donde estaba. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *